Martes, 20 de abril de 2021   |  Número 135
Realizar autoexploraciones, imprescindible para detectar el cáncer de testículo
El cáncer de testículo se produce cuando las células de los testículos crecen y se multiplican sin control, dañando el tejido sano circundante
El doctor Fernando Lista, jefe de la Sección de Endourología de MD Anderson Cancer Center Madrid.

El cáncer de testículo se produce cuando las células de los testículos crecen y se multiplican sin control, dañando el tejido sano circundante e interfiriendo en la función normal del testículo. “Este cáncer es el más común en el adulto joven, ya que afecta principalmente a hombres de entre 20 y 34 años”, explica el doctor Fernando Lista, jefe de la Sección de Endourología de MD Anderson Cancer Center Madrid. Sin embargo, cuando el cáncer de testículo se detecta precozmente, hay más de un 90% de probabilidades de curación.

“Conviene que, periódicamente, como hacen las mujeres con la mama, los hombres se hagan una autoexploración testicular”, sostiene el doctor Lista, ya que este cáncer, en su fase temprana, “no duele ni tiene sangrado ni presenta ningún otro síntoma, simplemente notas que el testículo ha cambiado de tamaño, o un bulto, una masa indurada que normalmente no debería estar ahí”, apunta.

En ocasiones puede darse la sensación de pesadez en el escroto, un dolor sordo en la porción inferior del abdomen o la ingle, o incluso molestias localizadas en un testículo o bien en el escroto. “La mayoría de estos síntomas no tienen por qué ser cáncer, pero, en caso de observar uno o más de ellos, hay que consultar al urólogo”, señala el especialista.

Factores de riesgo

En España se diagnostican aproximadamente entre 3 y 6 casos por cada 100.000 hombres al año, y son varios los factores de riesgo. “Primero, si hay asociación familiar; es decir, si hay familiares de primer grado, como puede ser un padre o un hermano, que lo haya padecido. Otro factor es tener o haber tenido criptorquidia, que es cuando el testículo no ha descendido durante el desarrollo”, sostiene el especialista de MD Anderson Madrid.

“En algunos casos también influyen factores externos, como pueden ser las atrofias testiculares, que pueden ser secundarias a enfermedades, como por ejemplo la parotiditis”, indica el doctor Lista, quien agrega que “otro factor puede ser la contralateralidad; es decir, si has tenido en un testículo un tumor, puede ser que se desarrolle en el otro”. Aunque menos común, también puede darse por alteraciones cromosómicas.

Tratamiento y fertilidad

El tratamiento de elección en este cáncer es la extirpación del testículo siempre por vía inguinal, haciendo una pequeña incisión en el abdomen. Según el tipo de células que tenga el tumor, se podría continuar con un tratamiento mediante quimioterapia o, en muchas menos ocasiones con radioterapia. Al paciente que lo desee, se le puede colocar una prótesis biocompatible que se coloca en la bolsa escrotal, para que “aparentemente” el paciente siga teniendo dos testículos. Una vez superado el cáncer, el paciente debe volver a consulta para seguimiento durante unos cinco años, donde se les hace unas pruebas de imagen y marcadores de sangre.

Aunque no tiene que afectar a la fertilidad necesariamente, “muchas veces, previo a cualquier tratamiento, se les suele pedir a los pacientes un estudio de fertilidad, y se les puede hacer una preservación de semen”, concluye el urólogo.

Para recibir Publicación de Sanidad Privada en su correo pinche aquí
| La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación |

© 2004 - 2022 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.