¿Quiere recibir la Publicación de Sanidad Privada en su correo de forma gratuita?
Viernes, 18 de febrero de 2011   |  Número 2
en directo
PEDRO LUIS COBIELLA, PRESIDENTE DEL INSTITUTO PARA EL DESARROLLO E INTEGRACIÓN DE LA SANIDAD
“Sin la sanidad privada sería necesario un copago obligatorio”
El sector privado asume el 30 por ciento del gasto sanitario en España

Redacción. Madrid
Publicación de Sanidad Privada ha entrevistado al presidente del Instituto para el Desarrollo e Integración de la Sanidad (IDIS), Pedro Luis Cobiella, con el fin de que valore los primeros meses de vida de esta institución y analice la contribución de la sanidad privada al conjunto de la asistencia sanitaria en España. Desde su punto de vista, si de golpe el Sistema Nacional de Salud tuviese que asumir el gasto que le ahorra el sector sanitario privado, habría que recurrir a un copago obligatorio para el ciudadano para garantizar la asistencia sanitaria básica.

Pedro Luis Cobiella, durante el acto de presentación del IDIS en verano de 2010.

Valore los primeros meses de actividad del IDIS.

Estos primeros meses del IDIS representan el paso al frente necesario de todo un sector, el de la Sanidad Privada, tan necesitado del reconocimiento social y político estratégico que le corresponde. En su andadura inicial, quienes formamos el IDIS, impulsados por todas las compañías que son miembros bien sea de su patronato, asociados o colaboradores, hemos sabido poner encima de la mesa aquello que nos une con la intención de alcanzar un objetivo superior que no es otro que el de la integración y complementariedad con el sistema sanitario público, todo ello en beneficio del paciente y de la sociedad a la que nos debemos.

¿Qué reacciones ha habido a la iniciativa por parte del sector sanitario privado y de la sanidad en general?

Creo poder asegurarle que el cien por cien de los comentarios recibidos han sido muy positivos, independientemente del segmento social y político del que han venido. Esto nos demuestra que una realidad como la que representa el IDIS era necesaria y esperada. Si queremos disponer de los mayores estándares de calidad dentro de una sanidad única con doble provisión, pública y privada, tendremos que trabajar al unísono, de forma coordinada, de tal forma que utilicemos los recursos disponibles de la forma más eficiente posible, evitando duplicidades y gastos innecesarios, máxime en momentos en los que nuestra economía como país pasa por momentos difíciles. En cualquier caso y con nuestra aportación esencial, estratégica, creemos que lo mejor está aún por llegar para una sanidad que adolece hoy en día de recursos frente al exceso de una demanda creciente.

¿Cómo es la relación del IDIS con las administraciones autonómicas y estatal?

Excelente, desde sus inicios IDIS se ha preocupado muy especialmente de estrechar lazos con los dirigentes políticos, profesionales y sociales, de tal forma que iniciamos una ronda de visitas institucionales tanto a nivel central como autonómico. El resultado no puede ser mejor, hemos presentado con total honestidad, transparencia y altura de miras nuestra realidad, nuestras propuestas y nuestro proyecto y con esos parámetros y valores somos escuchados con especial ánimo, atención e interés.

Tenga en cuenta que nos respaldan diez millones de usuarios que confían su salud y la de sus familias a instituciones representadas en el IDIS, y eso nos da una fuerza muy especial. Imagine lo que sería del sistema sanitario público si todo ese conjunto de personas tuviera que ser atendido por un sistema ya de por sí desbordado y saturado, estaría abocado a aplicar soluciones muy onerosas y difíciles de comprender por la población.

Háblenos de los objetivos a corto plazo del instituto: nuevos patronos, nuevos asociados o colaboradores…

Nuestro objetivo pasa por un crecimiento orgánico indudablemente, pero preferimos que quien decida unir su voluntad al IDIS, lo haga de una forma sólida y con un convencimiento absoluto. Tenga en cuenta que precisamos generar internamente un entorno de trabajo pujante pero distendido a la vez, un buen clima en definitiva.

Nuestros valores se centran en: reforzar la reputación y marca de la sanidad privada ante todos los grupos de interés; conseguir resultados en términos de reputación sectorial a través de la búsqueda de sinergias, teniendo en cuenta que la sanidad privada es un sector económico solvente y generador de riqueza en términos de empleo y resultados que contribuye, además, a descargar al sistema público de salud participando en su sostenibilidad; promover, impulsar y desarrollar todas las iniciativas que desde la sanidad privada estén encaminadas a la consecución de un óptimo nivel asistencial y sanitario de toda la población, siempre con el objetivo de que el paciente disponga de todos los medios necesarios para dar respuesta a sus necesidades; procurar la mayor integración de la sanidad privada en la planificación asistencial de la población a cualquier nivel (estatal, autonómico o municipal), especialmente en lo relativo al reconocimiento de la sanidad privada como parte del sistema sanitario español, evitando el desaprovechamiento de recursos que la sanidad privada puede aportar; promover y promocionar el elevado nivel de calidad asistencial, así como fomentar la excelencia en los procesos e iniciativas de investigación, docencia y formación alcanzados por la sanidad privada; y desarrollar programas de salud y otras actividades formativas para los diversos sectores de la población.

¿Qué posibilidades existen de que se implante una desgravación fiscal para los asegurados privados?

Ya en su momento la hubo y después se eliminó (no se sabe bien cuál fue el motivo fundamental). Lo que si es cierto es que, si queremos disponer de un sistema sanitario público descongestionado y con el nivel asistencial demandado por la sociedad, no podrá alcanzarse de espaldas a la sanidad privada, porque, como le comentaba, son más de diez millones de personas las que nos confían su salud en España, y eso supone un ahorro para el sistema de 1.400 euros por persona y año, además de contribuir a rebajar las listas de espera por medio de una descarga asistencial y de un detrimento consiguiente de la demanda que generan.

Por lo tanto, si queremos que ambos sistemas se complementen y estén realmente integrados como ocurre en los países de nuestro entorno, tendremos que incentivar la utilización de recursos privados por parte de los pacientes que voluntariamente así lo consideren mediante medidas de estímulo fiscal, como es el caso de la desgravación en la impuesto de la renta o mediante la aplicación de un IVA reducido a la utilización de servicios de salud de provisión privada, además de otras medidas incentivadoras como es la incorporación de la sanidad de provisión privada al discurso político y social, Medicina sólo hay una, el paciente es único y sanidad que le dé cobertura también debería ser única con una doble provisión, de elección en cuanto a disponer de un doble aseguramiento y por lo tanto voluntaria.

¿Cuál es el papel del sector privado una vez implantada la directiva europea de sanidad transfronteriza?

Una vez concluyan los correspondientes trámites formales, los Estados miembro de la Unión Europea dispondrán de dos años y medio para transponer el texto recientemente aprobado por la Eurocámara.

En general, el objetivo de la Directiva europea es clarificar los derechos de los pacientes que deseen recibir asistencia sanitaria en un país de la Unión Europea distinto del suyo. La norma ha sido creada para facilitar la libre circulación de ciudadanos entre Estados miembro de la Unión. Sin embargo, las dificultades importantes que han retrasado y modificado los posicionamientos iniciales tienen más que ver con dejar claras las restricciones a la libertad de recibir tratamiento a cargo de la Seguridad Social de cada Estado, que no en crear un espacio sanitario realmente común.

El IDIS defiende que la adopción de medidas que favorezcan la mejora de la capacidad de decisión de los pacientes irá a favor de las empresas e instituciones que sean más eficientes y proporcionen mejor servicio. Quienes luchamos por dar oportunidades al sector privado para demostrar su calidad y eficiencia preferíamos una norma menos restrictiva en general.

¿Cuáles son las vías para fomentar la complementariedad entre los sectores público y privado?

Fundamentalmente buscando la complementariedad y la integración, huyendo de esquemas pasados, participando conjuntamente en la planificación estratégica del modelo, estableciendo las bases que eviten duplicidades innecesarias que hagan que se consuma el doble de recursos, haciendo una evaluación global del sistema, sus necesidades, sus eficiencias e ineficiencias, y siempre teniendo en cuenta las aportaciones hechas por el sistema de provisión privada a la sostenibilidad del sistema sanitario a través de la cobertura que oferta a casi un tercio de la población española en sus 475 hospitales (52 por ciento del total) y cerca de 54.000 camas (34 por ciento del total).

El 25 por ciento de las urgencias, el 32 por ciento de los ingresos hospitalarios y el 40 por ciento de las intervenciones quirúrgicas del sistema sanitario español, así como cerca del 40 por ciento de los TAC y el 60 por ciento de las resonancias nucleares magnéticas, se realizan en el sector privado. Si en España tuvieran que asumirse de golpe, por el sistema sanitario público, el 30 por ciento de los servicios que descarga la sanidad privada o, al menos, la parte que corresponde a la atención hospitalaria privada, por ejemplo, posiblemente, entonces sí, tendríamos que recurrir a un copago obligatorio para los servicios esenciales sanitarios.

¿Por qué considera necesaria la permanencia del modelo Muface?

Muface representa un modelo de elección creado siguiendo la Ley 109/1963 de 20 de julio de Funcionarios Civiles del Estado y por el Decreto 315/1964 de 7 de febrero y son precisamente dichos modelos los que ofrecen los mejores resultados a los usuarios. En Muface la elección se desarrolla en base a una dimensión de no precio y no cartera de servicios, es decir, se produce en una dimensión de calidad por la que los asegurados eligen voluntaria y libremente tanto aseguradores como proveedores. No hay encuestas realizadas sobre el nivel de satisfacción de los más de dos millones de usuarios de este sistema, pero el elevado porcentaje de funcionarios que optan por el sistema privado (más del 85 por ciento) es indicativo de que es máximo. Respecto a la eficiencia del sistema, recientemente se ha puesto de manifiesto que Muface ofrece un diferencial a su favor notable y sensible, ya que el gasto per cápita evaluado por los expertos es de 693,56 euros en el caso de la mutualidad y de 1.052 euros per cápita en el caso del sistema público de salud (sin tener en cuenta el gasto en farmacia), un 25-30 por ciento más barato. Por lo tanto si algo funciona bien, porqué no dejar que continúe haciéndolo, máxime si se tiene en cuenta que es más eficiente, más barato, que sirve para descongestionar un sistema público sobresaturado y que ayuda a dotar de sostenibilidad a numerosos hospitales y clínicas que trabajan en este sector y que generan empleo cualificado y riqueza para el país.

Para recibir Publicación de Sanidad Privada en su correo pinche aquí
| La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación |

© 2004 - 2022 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.