¿Quiere recibir la Publicación de Sanidad Privada en su correo de forma gratuita?
Viernes, 14 de marzo de 2014   |  Número 57
el pulso
ESTUDIO DE DKV Y LA UNIVERSIDAD REY JUAN CARLOS
Solo un 29 por ciento de las españolas mantiene hábitos saludables
El 74% espera mejorar su estado de bienestar en los próximos 5 años

Redacción. Madrid
El cuidado de la salud y el bienestar se ha convertido en un asunto que cobra cada más interés entre la población femenina. Aún así, solo un 29 por ciento de las mujeres afirman mantener hábitos saludables. Así queda reflejado en los datos del I Estudio de hábitos de vida saludable y bienestar en las mujeres, un estudio elaborado por DKV Seguros en colaboración con la Universidad Rey Juan Carlos, que pretende medir los hábitos más o menos saludables y de bienestar entre la población femenina, y tomar así conciencia de la realidad del cuidado de su salud. La investigación se ha basado en un cuestionario online sobre una muestra de 3.000 mujeres, con hijos y sin ellos, españolas, entre los 18 y los 65 años, de todas las comunidades autónomas.

La elaboración de este estudio es la primera acción que se lleva a cabo en el marco del Instituto DKV de la Vida Saludable, una iniciativa creada para promover la mejora de la salud y la vida de la población mediante la divulgación de información y la formación orientada a inculcar hábitos saludables. A través del Instituto se pretende dar pautas útiles para ayudar a que las personas se conviertan en agentes corresponsables y activos en el cuidado de su salud. Con la puesta en marcha de la iniciativa se potenciará la prevención así como los valores del ejercicio y los hábitos para una vida sana.

Francisco Juan, director general de Salud de DKV.

La investigación se ha basado en 6 grandes bloques: percepción de bienestar, hábitos saludables, revisiones médicas, alimentación, actividad física y descanso, y en cada uno de ellos, además de analizar la práctica real de hábitos saludables de las encuestadas, se ha investigado el nivel de conocimiento que tienen de los mismos. En este sentido, el estudio refleja que, aunque en general el conocimiento que tienen las mujeres de prácticas saludables es bueno, en realidad no lo cumplen.

Percepción de bienestar

Teniendo en cuenta factores físicos, psicológicos y emocionales, el 65,5 por ciento de las mujeres entrevistadas perciben su estado de bienestar como bueno o muy bueno, y el 74,4 por ciento esperan mejorarlo en los próximos 5 años. Cabe destacar que las jóvenes de entre 18 y 24 años son las que tienen más altas expectativas de que su bienestar mejore (84 por ciento), y el 40 por ciento de las de edades comprendidas entre los 45 y los 54 años valoran negativamente su estado de bienestar general.

Es el malestar emocional la razón fundamental que explica los bajos niveles de bienestar de aquellas encuestadas que declararon sentirse así (el 35 por ciento), con un 57 por ciento de respuestas. Pero esta percepción de experiencias o emociones negativas tiende a disminuir con la edad, mientras que la percepción de enfermedad física tiende a aumentar, (cuanto más mayores son las encuestadas, mejor se encuentran emocionalmente, y cuanto más jóvenes son, físicamente se encuentran peor).

Para mejorar la sensación de bienestar, el 88,9 por ciento de las mujeres declara que escuchar música a diario es la actividad que mayor bienestar les reporta, seguido de la lectura y del voluntariado social, con un 84,5 por ciento y un 80,3 por ciento respectivamente.

Hábitos saludables

Al preguntar a las encuestadas si consideraban que mantenían hábitos saludables, solo el 29 por ciento afirmaron hacerlo, frente al 64 por ciento que procuran llevarlo a cabo pero no como rutina. Existe un pequeño porcentaje (7 por ciento) de mujeres que no se cuidan nada, y es reseñable que éstas tienden al sobrepeso y la obesidad.

Al indagar en el cuidado de diferentes aspectos, la higiene destaca sobremanera, con un 82,9 por ciento de respuestas. Pero preocupa el bajo porcentaje de respuestas en aspectos como el sueño, la alimentación, la actividad física, el estrés o el peso, que ronda el 30 por ciento. Si que declaran el 58,6 por ciento que deberían cuidar más la manera “saludable” de desarrollar su trabajo y el 56,7 por ciento el peso.

Llama la atención el dato de las mujeres que declaran no fumar, un 72 por ciento, siendo esta cifra superior en las jóvenes de entre 18 y 24 años, un 81,9 por ciento, frente al 19 por ciento de las encuestadas que afirman consumir tabaco a diario.  En cuanto al consumo de alcohol, el 64 por ciento de las mujeres consume ocasionalmente. Este consumo ocasional disminuye con la edad (58,1 por ciento) pero aumenta si las encuestadas no tienen hijos (71,8 por ciento).

Medicina y prevención

Aunque las encuestadas parecen tener claro que deben hacerse una revisión médica y ginecológica anual, realmente solo el 45,2 por ciento acude al médico anualmente y un 55,7 por ciento visita al ginecólogo una vez al año.

A medida que la edad avanza se tiene más conciencia de la necesidad de hacerse un chequeo anual (49 por ciento en mujeres de entre 55 y 65 años, frente al 28 por ciento en mujeres de entre 18 y 24 años). Y llama la atención que, de las mujeres que declaran no haber ido nunca al ginecólogo (un 6 por ciento), un tercio son jóvenes de entre 18 y 24 años.

Alimentación

A pesar de que el 89,4 por ciento considera saludable hacer 5 comidas al día, solo lo hace un 48,1 por ciento. En cuanto al conocimiento de los hábitos óptimos de diferentes grupos de alimentos, en general, las encuestadas conocen la frecuencia con la que se debería consumir cada grupo de alimentos (fruta fresca, verduras, dulces, comida rápida, etc…), pero al indagar por los hábitos reales hay marcadas diferencias en el consumo de frutas, verduras y zumos naturales.

Los alimentos que tienden a consumirse más a medida que aumenta la edad son los lácteos, la fruta fresca, las verduras, el pan, los cereales y los zumos naturales, y por el contrario disminuye la ingesta de dulces, embutidos, comida rápida y aperitivos.

En cuanto a la sal y el azúcar, parece que las españolas no abusan de su consumo. Un 74 por ciento consume sal a diario pero sin abusar, y un 53 por ciento declaran lo mismo con el azúcar. Parece que el consumo de agua es algo que preocupa a las mujeres españolas, ya que un 63 por ciento beben de 1 a 2 litros de agua al día. Es destacable que las personas con sobrepeso beben menos agua.

Actividad física

Gran parte de las encuestadas, el 68 por ciento, reconoce haber comenzado una actividad física que después no ha continuado. Este dato lo lideran las jóvenes de entre 18 y 24 años con un 78 por ciento de respuestas, y son las mujeres de mayor edad las que menos respuestas dan en este sentido.

Al preguntar a nuestra muestra si practica algún tipo de ejercicio, la gran mayoría coinciden en afirmar que realizan ejercicio moderado, entendiendo este por caminar, subir escaleras, tareas del hogar, etc. Un 64 por ciento reconoce practicarlo. Ya el ejercicio intenso (gimnasio, natación, correr, ect.) lo practica un porcentaje menor, solo un 27,7 por ciento, y llama la atención que el 37 por ciento nunca realiza ejercicio intenso. Destaca que el 43 por ciento de las encuestadas que son madres declaran no realizar nunca ejercicio físico intenso, frente al 30 por ciento de las que no tienen hijos.

Al indagar en los tipos de ejercicio más practicados, caminar es la actividad elegida por la gran mayoría, un 76,5 por ciento. Otras prácticas, como montar en bicicleta, bailar o pilates las realizan entorno al 23,5 por ciento de las mujeres encuestadas. Y la mitad de las encuestadas coinciden en que el motivo principal por el que hacen ejercicio es la salud.

Descanso

En materia de descanso las mujeres españolas no realizan las mejores prácticas, ya que solo el 32 por ciento de las encuestadas duerme entre 7 y 9 horas a diario, frente al 63 por ciento que solo duerme de 5 a 7 horas al día. Aunque la teoría la conocen bien, ya que el 83,7 por ciento de ellas sabe que lo “saludable” es dormir entre 7 y 9 horas.

Es destacable que, del 32 por ciento que duerme entre 7 y 9 horas al día, la mayoría son jóvenes, y las mujeres con obesidad tienden a dormir menos de 5 horas. Al preguntar a las encuestadas por los motivos que les quitan el sueño, un alto porcentaje de ellas (59,5 por ciento) coinciden en que son los nervios, el estrés y las preocupaciones las causantes de sus insomnios. Estas causas afectan sobre todo a mujeres jóvenes, mientras que las encuestadas mayores se despiertan sin motivo aparente.

Comunidades autónomas

Si centramos la atención en los datos más llamativos por comunidades autónomas, de las encuestadas que perciben su estado de bienestar como bueno o muy bueno, el 73,3 por ciento son aragonesas y el 58,6 por ciento son cántabras.

De las mujeres que afirman mantener hábitos saludables (29 por ciento), las navarras copan un 40% y las asturianas un 20 por ciento. En este mismo bloque, centrándonos en el consumo de tabaco, encontramos que, del 29 por ciento de las encuestadas que declaran fumar ocasionalmente, el 38,3 por ciento son asturianas y el 20 por ciento navarras. Y en lo relativo al consumo del alcohol, las que declaran hacerlo a diario u ocasionalmente (68 por ciento), un 76,7 por ciento son navarras y asturianas, con el mismo porcentaje, y un 58,1 por ciento son castellanomanchegas.

En los datos relativos a las revisiones médicas vemos que, de las encuestadas que afirman realizarse una revisión ginecológica anual,  el 70 por ciento son aragonesas y un 26,7 por ciento son navarras.

En alimentación observamos que, del pequeño porcentaje de mujeres que tiende al “picoteo” (3,8 por ciento), es en Baleares donde más se practica (11,7 por ciento) y en Galicia donde menos (1,7 por ciento). Donde más de abusa de la sal es en Galicia, La Rioja, Aragón y Baleares, tomando como referencia el pequeño porcentaje de las encuestadas que lo hacen (5 por ciento). Y donde más se abusa del azúcar es en La Rioja, Navarra, Castilla la Mancha y Murcia, con un pequeño porcentaje también de encuestadas (8 por ciento). Por su parte, las riojanas, las aragonesas y las madrileñas son las que declaran beber más agua (80 por ciento, 71,1 por ciento y 71,1 por ciento respectivamente), y las que menos las gallegas (52,8 por ciento).

El bloque de descanso nos muestra que, del pequeño porcentaje de mujeres que duerme menos de 5 horas (5 por ciento), son las aragonesas las que más destacan, con un 11,1%, y las que menos las asturianas, con un 1,7 por ciento. De estas últimas, un 11,1 por ciento son aragonesas.

 

Para recibir Publicación de Sanidad Privada en su correo pinche aquí
| La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación |

© 2004 - 2020 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.