Lunes, 20 de julio de 2020   |  Número 127
Un informe para la reflexión que sienta las bases para la mejora del sistema
Editorial

El actual contexto de crisis sanitaria, económica y social obliga a las diferentes administraciones a adoptar medidas de efecto inmediato. Los sucesivos informes de la Fundación IDIS destacan que es necesario plantear una agenda de reformas a medio y largo plazo y es que, cuando finalice la crisis, los problemas que venían generando déficit y desviaciones presupuestarias en el sector seguirán ahí: cambio sociodemográfico, pacientes crónicos, sobreutilización de servicios, necesidad de incorporar nuevas tecnologías, etc.

La Fundación IDIS considera que los problemas de la sanidad son de tal envergadura y tan sensibles que es imprescindible un acuerdo básico entre los principales actores del entramado de la sanidad para resolverlos. Un pacto por la Sanidad en el que, además de las fuerzas políticas, también intervengan las diferentes instituciones y empresas públicas y privadas es clave.

La Fundación IDIS defiende un sistema público de salud sólido y viable y destaca sus fortalezas, a la vez que impulsa un sistema sanitario privado de excelencia y calidad que contribuya a promover la competitividad y mejorar la equidad, que elimine o module las demoras en el acceso de los pacientes a la oferta de servicios y mejore la eficiencia en particular y los resultados sanitarios en general.

Por otro lado, el Instituto para el Desarrollo e Integración de la Sanidad impulsa y pone en valor el papel que representa la sanidad privada no solo por su idiosincrasia y la calidad de sus servicios ofertados, sino porque es el fiel reflejo de la demanda que tiene la sociedad civil, garantizando una respuesta adecuada a las cuestiones emergentes que le surgen cada día (libertad de elección, personalización, etc.) y mantiene un compromiso firme con el paciente, el desarrollo del profesional sanitario y su capacitación respectiva además de con la calidad asistencial, la investigación y la innovación en todas sus formas de expresión como elemento de sostenibilidad y de diferenciación.

El sector sanitario de titularidad privada es un importante aliado del sistema público español, ya que contribuye a la sostenibilidad del sistema y a la consecución de los objetivos fundamentales para la sanidad como son la equidad, accesibilidad y la calidad en la atención sanitaria. Se caracteriza por liberar de recursos a la sanidad pública, mejorar la accesibilidad de los pacientes a la atención sanitaria, contar con equipamiento de alta tecnología y contribuir a la generación de empleo cualificado, entre otros beneficios. 

A través de los diferentes estudios desarrollados por la Fundación IDIS, como es el caso del propio RESA sobre resultados de salud, el de experiencia de paciente o el barómetro de la sanidad privada entre otros, la Fundación pretende aportar a nuestra sociedad la imagen de responsabilidad y compromiso que le caracteriza, dado que somos muy conscientes de que lo más importante es el paciente y todo su entorno, y por ello, todos los que participamos de una forma u otra en el sistema sanitario nos hacemos partícipes de la importancia que tiene la sanidad privada en este momento tan convulso marcado muy especialmente por la crisis sanitaria, económica y social como consecuencia de la pandemia producida por el virus SARS-CoV-2 (COVID-19).

Para solventar las dificultades actuales y futuras hemos de procurar encontrar líneas de trabajo conjunto con el sector público, tratando de aprovechar al máximo todos los recursos disponibles por el bien del paciente y de la sociedad. La búsqueda de sinergias y estrategias conjuntas en torno a la equidad, la cohesión, la accesibilidad y la descarga financiera dentro de un espíritu y una voluntad de reforma del sistema son clave.

Hablemos por ejemplo de los proyectos de integración que hay en marcha, como es el caso de la interoperabilidad y de la historia clínica electrónica compartida que permitirán en un futuro próximo tener acceso a través de diferentes plataformas a los datos clínicos del paciente, lo cual facilitará muchísimo su gestión y reducirá las duplicidades de una forma evidente. Lo mismo ocurre con la receta electrónica o con las consultas e interconsultas digitales realizadas a distancia.

Los beneficios que la interoperabilidad generaría son indiscutibles y están fuera de toda duda, ¿Cómo va a garantizar la administración pública la salud de la población si no conoce la información clínica del 70% de los centros socio-sanitarios de nuestro país o de los 458 hospitales de titularidad privada que existen?

Eliminar las barreras de todo tipo que todavía existen en torno a la transformación digital del sistema es prioritario; solo mediante la implantación de sus diferentes herramientas, canales y formatos y su adopción por parte de pacientes y profesionales es como seremos capaces de articular una estrategia sólida y robusta que pueda afrontar el futuro con decisión y garantías de éxito.

La suma de todos aporta valor a la sanidad y en este contexto sinérgico la sanidad privada es sin duda parte de la solución, no forma parte del problema, nunca lo ha sido a pesar de que algunos se hayan empecinado en hacer ver lo contrario, y la cooperación privada-pública es un elemento fundamental de solvencia, viabilidad y desarrollo del sistema. Conciertos, concesiones, mutualismo administrativo u otras formas de carácter colaborativo basadas en los avances tecnológicos y científicos son indispensables para garantizar los estándares de calidad, seguridad y resultados que nuestro sistema debe aportar a la sociedad, a cada ciudadano, como auténticos garantes y dueños de un sistema público de salud que nos pertenece a todos.

En este sentido, según la encuesta realizada por Sigma Dos acerca de la percepción poblacional de la sanidad privada, cerca del 70% de la población española cree que su aportación en intervenciones quirúrgicas y pruebas diagnósticas es importante para reducir la saturación del sector público y por tanto las listas de espera; y, de hecho, la mayoría cree que debería intensificarse y que su cooperación es necesaria para asegurar la asistencia del sistema sanitario español.

Para recibir Publicación de Sanidad Privada en su correo pinche aquí
| La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación |

© 2004 - 2020 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.