¿Quiere recibir la Publicación de Sanidad Privada en su correo de forma gratuita?
Viernes, 09 de marzo de 2012   |  Número 26
TRIBUNA
JUAN JOSÉ FERNÁNDEZ RAMOS, DIRECTOR GERENTE DEL HOSPITAL MONCLOA
Un SNS sostenible
 

Juan José Fernández Ramos.


Nuestro Sistema Nacional de Salud es un gran tesoro y estoy convencido de que es uno de los mejores del mundo; por eso, nuestro reto de futuro es intentar mejorarlo y asegurar su sostenibilidad. En España, por un lado tenemos el sector sanitario público, que representa el 72,5 por ciento del gasto sanitario total (6,5 por ciento del PIB), y, por otro, el sector privado, que representa el 27,5 por ciento del gasto sanitario total y aporta el 2,5 por ciento del PIB. Hay que señalar que nuestro país es uno de los países europeos con mayor gasto sanitario privado sobre gasto sanitario total, tan sólo superado por países como Suiza, Grecia y Portugal.

Hay que tener en cuenta que el seguro privado atiende actualmente a más de diez millones de españoles y aporta una asistencia rápida, con libertad en la elección de médico y hospital y una calidad equiparable a la sanidad pública. Asimismo, podemos destacar que, en la sanidad privada, realizamos importantes inversiones para disponer de la última tecnología y poder abordar así las patologías más graves.

Nadie cuestiona la calidad del sistema pero sí debemos plantearnos muchas cuestiones relacionadas con su gestión. Como directivos sanitarios debemos ser responsables y asumir que la sostenibilidad pasa por incentivar la productividad, redefinir los procesos para hacerlos más eficientes y adecuar el gasto sanitario, entre otras medidas urgentes. Esto supone, en ocasiones, explicarles a los usuarios que hay que disminuir costes, utilizar racionalmente los recursos, eliminar estructuras innecesarias, y, por otro lado, poner a su disposición la mejor tecnología.

La estrecha colaboración entre el sistema público y el privado tiene como objetivo prestar al ciudadano la mejor atención sanitaria. De hecho, la sanidad privada facilita el uso de sus recursos para reducir listas de espera en la sanidad pública y aporta cuidados de la salud a miles de ciudadanos y a entidades aseguradoras como por ejemplo colectivos de funcionarios, etc.

En la actual coyuntura económica, resulta fundamental procurar la mayor integración posible entre la sanidad privada y la sanidad pública para evitar así duplicidades en el consumo de recursos y el desaprovechamiento de aquellos que la sanidad privada puede aportar en estos momentos tan complicados. Debemos tener en cuenta que el ciudadano lo que le quiere es una atención buena, rápida y sin que le cueste, independientemente de quién lo financie y de quién lo preste.
Para recibir Publicación de Sanidad Privada en su correo pinche aquí
| La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación |

© 2004 - 2022 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.