Miércoles, 27 de octubre de 2021   |  Número 140
Una estrategia de sostenibilidad compartida para el sector sanitario
Por Luis Mayero, consejero de Lavinia-ASISA y delegado de ASISA en Madrid
Tribuna

La pandemia que ha provocado la extensión de la COVID-19 nos ha situado frente a una realidad que en los últimos años permanecía arrinconada en nuestro imaginario colectivo: la fragilidad de nuestra forma de vida y la importancia decisiva que tiene la salud de las personas para garantizar la salud de nuestra economía. Hemos asistido durante estos meses a un debate sobre salud y economía que únicamente ha generado ruido y enfrentamiento a partir de la premisa falsa que sostiene que ambas realidades son variables contrapuestas. Ahora que hemos superado la fase más crítica de la pandemia, al menos en los países más desarrollados y gracias fundamentalmente a las vacunas, haríamos bien en desterrar ese debate y recuperar una visión mucho más ajustada a la realidad y que sitúa la salud en la base del desarrollo económico.

No se trata de un enfoque novedoso. Desde hace años, los organismos internacionales, con Naciones Unidas a la cabeza, han situado la salud y el bienestar como un elemento clave para el desarrollo y así figura en el tercero de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). Garantizar una vida sana y promover el bienestar para todos en todas las edades como propone Naciones Unidas es una meta ambiciosa y necesaria para impulsar un crecimiento más sólido y justo.

El sector sanitario español ha demostrado sobradamente su capacidad de adaptación y su fortaleza para impulsar transformaciones que mejoren la salud de toda la población. Somos conscientes de que podemos y debemos dar nuevos pasos para acelerar ese cambio, empezando por el despliegue de una agenda sectorial que colabore a la consecución de los ODS. La sostenibilidad ya nunca más será una opción, sino un elemento central para el diseño de cualquier estrategia en cualquier sector y más en un ámbito como el sanitario, dedicado única y exclusivamente al cuidado de las personas.

Es evidente que las grandes empresas sanitarias ya impulsamos individualmente estrategias apoyadas en criterios de sostenibilidad. En el caso del Grupo ASISA, hemos transformado por completo nuestro enfoque medioambiental para promover el uso de energía limpia y la movilidad sostenible; reducir las emisiones de gases de efecto invernadero; limitar drásticamente la generación de residuos reduciendo los plásticos de un solo uso o el desperdicio de alimentos y bebidas y favoreciendo el reciclaje; o apostar por la economía circular. Igualmente, hemos priorizado el cuidado de las personas, tanto asegurados y pacientes como empleados; contamos con planes de igualdad para eliminar cualquier forma de discriminación; hemos hecho una apuesta por la investigación y la formación; y hemos cerrado acuerdos con instituciones de referencia en el ámbito de la sostenibilidad, como Forética o el Pacto Mundial de Naciones Unidas. Todo ello es coherente con el objetivo esencial que guía la actividad del Grupo ASISA: cuidar a las personas y su bienestar para que puedan vivir más y con mejores condiciones de salud.

Sin embargo, debemos ser conscientes de que nuestros esfuerzos individuales suman, pero son insuficientes. Es imprescindible aprovechar la ola de reconocimiento y liderazgo social que la pandemia ha generado en nuestro sector para impulsar una estrategia conjunta de sostenibilidad y compromiso con un desarrollo más justo y solidario, que permita reducir las desigualdades, mejorar el acceso de las personas a la salud y colaborar en la construcción de una sociedad más sana y productiva.

Para recibir Publicación de Sanidad Privada en su correo pinche aquí
| La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación |

© 2004 - 2022 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.