¿Quiere recibir la Publicación de Sanidad Privada en su correo de forma gratuita?
Viernes, 16 de diciembre de 2016   |  Número 87
EL PULSO
135.000 personas se dedican a su cuidado
Unos 45.000 pacientes mayores del País Vasco sufren demencia
Esta enfermedad afecta a una de cada diez personas de más de 65 años y a una de cada tres entre las mayores de 85 años

Redacción. Madrid
El XI Simposio Igurco de Atención al Paciente Mayor, que se celebra en el centro sociosanitario Igurco Orue de Amorebieta-Etxano (Bizkaia) durante el 17 y 18 de noviembre, ha dado comienzo poniendo de relieve que unas 45.000 personas padecen demencia en Euskadi.

José Antonio López Trigo, presidente de la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología; e Iñaki Artaza, director Asistencial de Igurco Servicios Sociosanitarios de Grupo IMQ y presidente de la Asociación Vasca de Geriatría y Gerontología (Zahartzaroa).

Durante la inauguración, Emilio Sola, director de Servicios Sociales del Gobierno Vasco, ha manifestado que “las previsiones demográficas y epidemiológicas señalan un agravamiento del problema que representan las demencias en una sociedad como la nuestra, con un progresivo envejecimiento de la población”.

Según ha indicado, “se estima que la demencia afecta a una de cada diez personas de más de 65 años y a una de cada tres entre las mayores de 85 años. Esto significa que unas 45.000 personas en Euskadi pueden encontrarse en esta situación y que a esta cifra hay que sumarle las 135.000 personas que aproximadamente se dedican al cuidado en familia”.

Este año, el lema del simposio, organizado por Igurco Servicios Sociosanitarios de Grupo IMQ es, precisamente, "La atención en el universo de las demencias". Tal y como ha dicho el experto, “la enfermedad conlleva una extraordinaria y diversificada problemática, con consecuencias negativas para la salud de las personas enfermas y la de sus familiares, así como un impacto notable en los presupuestos de los servicios sociales y salud. Costes directos, indirectos e intangibles”, estos últimos, en referencia al grado de sufrimiento del paciente en relación con el decremento de la calidad de vida.

Emilio Sola ha aseverado que las personas “que nos dedicamos a la política debemos asumir, y de algún modo, abanderar, la importancia de la calidad de vida, identificando los grupos que han de ser objeto de una mayor atención, entre los que se encuentran los pacientes con demencia y sus familias”. En este sentido, la futura aprobación del Decreto de Cartera Sociosanitaria “mejorará la acción conjunta de ambas redes”, servicios sociales y de salud, para dar una mejor atención “a la enfermedad de Alzheimer y a las demencias en general”.

Prevención

José Antonio López Trigo, presidente de la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología ha transmitido durante la inauguración un mensaje de optimismo: “es posible prevenir en cierto modo y retrasar la aparición de los síntomas de esta enfermedad. De hecho, se ha comprobado que retrasando en cinco años el inicio de la enfermedad de Alzheimer, disminuimos un 50 por ciento el impacto global de la enfermedad”.

“Si somos capaces de controlar los factores de riesgo, prevenir la aparición de enfermedades del sistema cardiovascular, etcétera, vamos a ser capaces de retrasar los síntomas de la enfermedad, así como el impacto personal, familiar y social de la demencia, va a disminuir”.

López Trigo ha puesto de manifiesto que las proyecciones que manejan los expertos “apuntan a que en los próximos cuarenta años, la cifra de personas que padecen demencia se va casi a duplicar en nuestro entorno”, por lo que destacó la importancia del control preventivo y tratamiento de los factores de riesgo, así como la actuación en los planos cognitivo, funcional, psicológico y conductual.

Atención a lo largo de toda la enfermedad

Por su parte, Iñaki Artaza, director Asistencial de Igurco Servicios Sociosanitarios de Grupo IMQ y presidente de la Asociación Vasca de Geriatría y Gerontología (Zahartzaroa) explicó durante la inauguración del simposio que “tenemos que atender a las personas con demencia desde el principio, hasta el final de sus días. Generalmente, un paciente mayor con demencia puede visitar una consulta de geriatría para un diagnóstico precoz de la enfermedad; luego puede ser usuario de un centro de día mientras pueda valerse en cierta medida; posteriormente, como ocurre en muchas personas mayores, puede aparecer la fragilidad, pudiendo ocasionar una caída, que provoque una fractura de cadera y deba acudir a una unidad de rehabilitación funcional; y, al final, cuando la situación se complica y a la demencia se suman otras comorbilidades, es muy probable que haga uso de los servicios de un centro residencial”.

Los cuidados complejos “sólo se pueden proporcionar por especialistas correctamente formados y con experiencia. En este sentido, la celebración de eventos científicos como el Simposio Igurco de Atención al Paciente Mayor, es una oportunidad excelente para compartir las mejores prácticas y aumentar nuestra formación”.

La atención a las demencias al final de la vida “es una asignatura pendiente” en la atención sociosanitaria, “desde el punto de vista de proporcionar a estos pacientes una atención individualizada, centrada en sus necesidades. Proporcionarles confort, disminuir su dolor, evitar complicaciones asociadas, atender a las familias, respetar las voluntades y deseos de los pacientes, evitar derivarles a un hospital, controlar las prescripciones de medicamentos con una utilidad discutible en estas situaciones, etcétera. En definitiva, cuidarles de una manera integral hasta el final de su vida”.

Oportunidad para la formación

El resto de asistentes en la inauguración, como Guillermo Viñegra, viceconsejero de Sanidad del Gobierno Vasco; Sergio Murillo, director general de Promoción de la Autonomía Personal de la Diputación Foral de Bizkaia; y Pedro Ensunza, presidente de IMQ, alabaron la calidad del programa científico del simposio, así como la oportunidad que estos foros suponen para mejorar la formación de los profesionales del sector sociosanitario y, por ende, la atención que se presta a pacientes y familiares.

Al acto asistieron además otras personalidades como Miguel Ángel Lujua, consejero-director general de Grupo IMQ; José Andrés Gorricho, vicepresidente no ejecutivo de IMQ, y Santiago Canales, director gerente de Igurco.

 

Para recibir Publicación de Sanidad Privada en su correo pinche aquí
| La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación |

© 2004 - 2021 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.